Desarrollan taller que fija lineamientos para comenzar protección de Cielos Oscuros de Vicuña

La charla de este taller la dio Pedro Sanhueza, Jefe de la oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC), quien clarificó diversos términos relacionados con la temática.

El pasado martes 08 de junio se llevó a cabo el taller de implementación de la ordenanza de Cielos Oscuros de la municipalidad de Vicuña, que fue dictada en el año 2019, lo que traerá consigo una serie de iniciativas para proteger este patrimonio comunal, entre ellos la creación de una brigada ciudadana de fiscalización.

La corporación Municipal de Turismo de Vicuña, en alianza con el departamento de Inspección Municipal, departamento de Medio Ambiente y la oficina de protección de cielos OPCC, se han propuesto reglamentar y hacer aplicable las normas y en particular, la ordenanza municipal de protección de cielos oscuros orientada a proteger el patrimonio astronómico de la comuna elquina.

Esta ordenanza, toma en consideración la ley general sobre bases del Medioambiente 19.300 y el Decreto 43 que establece las normas y requerimientos que se deben considerar para proteger cielos en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo.  Y establece en particular, la norma de emisión para la regulación de la contaminación lumínica y el procedimiento de denuncias municipales que deben ser enviadas a la Superintendencia de Energía y Combustible (SEC).

El gerente de la corporación Municipal de Turismo Cristian Sáez,  señala que la comuna de Vicuña declarada desde 2016 como la capital mundial de la astronomía, debe preservar su máximo  potencial como lo son los cielos, admirados y destacados en todo el mundo, “coherente con el desafío de cuidar y proteger nuestro patrimonio de cielos oscuros en la comuna de Vicuña, y la certificación internacional denominada Gabriela Mistral, única en Chile, creemos pertinente dar una lucha permanente con elementos  normativos y técnicos para proteger los cielos con una ordenanza municipal”.

Cristian Sáez se detiene en los fines de esta iniciativa que busca realizar un trabajo mancomunado entre cada vicuñense, pues es también un iniciativa que busca proteger el medio ambiente en su conjunto “el objetivo es que cuando haya alguien que no cumpla con la norma, se produzca un reclamo, una denuncia, se haga un seguimiento, y se busquen las sanciones, y como el afán también es educar, lo primero que se va a hacer antes de llegar a la denuncia formal, es una notificación. Cada persona que instala una luminaria tiene una certificación y tiene una vigencia de un año, pero debe estar instalada en 90 grados, si no lo está, está incumpliendo, esas son parte de las cosas que vamos a hacer”, dice el gerente.

Por su parte Jorge Cortés, prevencionista de riesgos, asesor en la corporación municipal de Turismo de Vicuña, forma parte de este equipo. “Pedro Sanhueza es una persona bastante instruida y nos dejó bastante claros sobre la metodología de la evaluación, de cuáles son las contaminaciones lumínicas, cómo debe ser la utilización de los sistemas de iluminación, quiénes son los que controlan, quiénes son los que verifican, bastante interesante, ya que la municipalidad de Vicuña cuenta con la ordenanza de cielos oscuros”.

La idea señala Jorge Cortés, es incentivar e interiorizar a la comunidad de Vicuña mediante la creación de brigadas y confección de un reglamento de fiscalización de acuerdo a lo estipulado en la ordenanza, “es hacer una invitación a la ciudadanía dentro de procesos de capacitación por vía digital que es la forma que podemos hacer para poder informar, y así poder tratar de sumar brigadistas, que puedan identificar, (…) tratar de incentivar a la comunidad, incentivarlos con respecto al tema, para poder generar soluciones futuras que de acuerdo a los estudios entregados, esto no solo afecta a la observación astronómica, sino a la biodiversidad, dentro de nuestra comuna y de las otras regiones”.

Valentina Larrondo, encargada del departamento de Medio Ambiente municipal entrega su visión de lo aprendido en este taller, “vimos conceptos básicos como por ejemplo qué es una luz contaminante, la luz intrusa, la luz útil, la dirección de las luces por ejemplo que estén bajo la horizontal, cuando una luz está mal enfocada y cuando una luz se convierte en contaminación lumínica, además de todo el impacto negativo que la contaminación lumínica tiene sobre las personas, sobre el medio ambiente, y sobre la astronomía. En el caso de las personas la luz contaminante puede generar encandilamiento cuando la luz está en un mal enfoque, mal dispuesta, además de tener un efecto negativo  en el ritmo circadiano en la generación de melatonina. En la diversidad biológica también tiene un impacto negativo en lo que es fauna silvestre, algunas aves migratorias también, al desorientar a todos estos animales a través de una luz artificial que esté mal enfocada, que esté en un lugar que no debiera estar, como un sitio de intereses especiales enfocado principalmente a biodiversidad”.

Por su parte Alejandro Silva, inspector municipal también entregó sus apreciaciones, respaldando la creación de las brigadas fiscalizadoras. “Nos sentimos gratos por el hecho de que se coordinó y se avanzó bastante en la norma y en el nuevo reglamento que va a ser incluido acá en la comuna, tanto en el apoyo de la brigada especializada que va a controlar y fiscalizar los cielos oscuros de nuestra comuna. Tenemos toda la disposición, se aclaró con respecto a la fiscalización, además que Franklin Toro encargado del alumbrado público  de nuestra comuna, exhibió y dio un buen ejemplo con respecto a la nueva modalidad de iluminación”. 

Iván Olivares, cofundador del centro de observación astroturística Amatista Travels y director de la corporación municipal de Turismo de Vicuña, destacó estas iniciativas y se refirió en específico al taller, “se hizo hincapié en que no solamente tiene que ver con la observación astronómica científica, esto va más allá de la ciencia, sino cada uno de nosotros, en las luminarias publicas u otros tipos de rubros, el cual necesariamente tiene iluminación de noche, sino que nosotros mismos en nuestras propias casas. Tenemos que a partir de esta  ordenanza también aprovechar de educar y generar conciencia respecto a lo dañina que puede ser esa luz blanquecina o azul blanquecina qque son las luces led y tratar de volver a las luces cálidas”.

Jorge Cortés, explica además, a los acuerdos que se llegaron en este taller, y lo que se viene. “En la primera etapa ya creamos un reglamento que está siendo evaluado por el director de la oficina de Protección Calidad de Cielos del Norte de Chile, posteriormente va a pasar a revisión de nuestros inspectores municipales, va a pasar por el departamento de Medio Ambiente, para después poder terminar en jurídico y poder sacar un documento que sea legal municipalmente para que nosotros podamos entrar en esa etapa de fiscalización, en primera etapa nuestros inspectores municipales, y posteriormente, comenzar con los talleres de inscripción de brigadistas, y empezar a informar a la población de cómo va a ser la forma de trabajo para realizar denuncias y reclamos con respecto a eso”.

Es así como las iniciativas que considera este plan de trabajo son talleres multidisciplinarios para conocer la ordenanza municipal, consensuar un reglamento de reclamos y seguimiento con denuncias a realizar por el departamento de inspección, crear frases radiales para dar a conocer esta norma, crear la brigada ciudadana para identificar eventuales fuentes de contaminación lumínica consensuando el procedimiento de reclamo y rendir cuenta pública de los avances en la protección de los cielos elquinos.